Analistas estiman que ventas de autos en Estados Unidos bajen 1%

Según un análisis de Intercam Casa de Bolsa, las ventas de autos en Estados Unidos registrarán una reducción de 1 por ciento durante 2017, lo que impactaría directamente en la producción y exportaciones de México.

“Esperamos decrementos de uno por ciento en la venta de vehículos en Estados Unidos para este 2017. Esto ocasiona que las perspectivas de producción de autos en México sean bajas, ya que además de la debilidad en la demanda final del mercado interno, vemos complicaciones en el segmento de exportación con nuestro principal socio comercial”, señaló el organismo financiero en un análisis.

Y es que la industria en la Unión Americana inició el año con cifras negativas. Las unidades vendidas en el mes de enero decrecieron 1.8 por ciento en relación al mismo mes de 2016, con un millón 143,549 unidades, debido a la desaceleración en las ventas de camiones ligeros y el decremento en la venta de vehículos compactos que fue de 12.2 por ciento.

Advirtió que lo que la industria automotriz experimentó en los últimos siete años fue un periodo de crecimiento anual ininterrumpido desde que dejó atrás su depresión de 2008-2009, por la crisis hipotecaria.

Pero se pasa de un ritmo de crecimiento que llegó en 2012 a 13 por ciento, a un incremento en 2016 de 0.4 por ciento y un arranque de 2017 con retroceso de 1.8 por ciento.

“Teóricamente y en estricto sentido, la desaceleración en la industria lleva cuatro años en proceso, aunque en términos de unidades vendidas nos encontramos en niveles máximos. El año pasado la industria automotriz marcó un nuevo récord con 17.55 millones de unidades vendidas”.

Entre los factores que empujaron el alza en el número de unidades vendidas en Estados Unidos en los últimos siete años, están los bajos precios de las gasolinas que llegaron a caer hasta 75 por ciento de su nivel máximo del 2008; el entorno de bajas tasas de interés; la reducción en los niveles de desempleo; la aplicación de subsidios para la compra de coches y un parque vehicular viejo.

Varios de estos factores persisten en la actualidad, pero algunos comienzan a revertirse porque los precios de las gasolinas recuperan terreno; las tasas de interés comienzan a subir; las tasas de crecimiento del empleo son bajas; la aplicación de subsidios empieza a ser un tema sensible, mientras que el parque vehicular permanece con una vejez similar en casi 11.5 años.

Esta reversión en las tendencias que apoyaron a la industria en siete años, se conjuga con un periodo de incertidumbre en lo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, define nuevas reglas para el sector.

Esto, señaló, pudiera resultar en una disminución en el número de unidades vendidas a nivel industria para 2017, de aproximadamente uno por ciento, “según calculamos, lo que no significa que veamos el inicio de un ciclo de depresión a nivel industria”.

Al respecto, la National Automovile Dealers Association estima una contracción de 350,000 unidades para 2017.

Destaca que por ahora, el mandatario estadounidense se ha enfocado en políticas proteccionistas, mientras que el senado de Estados Unidos analiza la aplicación de un “border adjustment tax” para que las empresas paguen en relación a su déficit comercial y el impuesto se aplique en relación al lugar donde el producto se consume y no donde la compañía se ubique.

En este sentido, la aplicación de tal impuesto pude encarecer  los precios finales de los autos para los norteamericanos, porque los bajos márgenes de las armadoras las imposibilitan para absorber dicho impuesto.

Esta incertidumbre puede ocasionar un aplazamiento en el lanzamiento de nuevas plataformas y, al final, afectar el libre desempeño de la industria en 2017.

En función de que el 80 por ciento de la producción en México se exporta, genera una correlación directa del desempeño de la industria automotriz en otras partes del mundo y en especial con el mercado de Estados Unidos y Canadá.

Tan sólo en enero pasado se produjeron 278,542 vehículos en territorio nacional, de los cuales 162,207 se exportaron a Estados Unidos; 18,485 a Canadá y el resto a otras regiones del mundo o se mantuvo en inventario.

En tal sentido, y con cifras de enero de 2017, Estados Unidos y Canadá consumieron 65 por ciento de la producción de autos en México, casi 3.5 veces más que lo que se destina al mercado interno.

Últimas noticias