Con una juventud en crecimiento, es necesario impulsar la cultura del aseguramiento: Quálitas

México es un país de jóvenes. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de las más de 126 millones de personas que habitan en la república, la edad promedio es de 29 años, apenas 3 años más que hace una década y 7 en comparación con el 2000.
Mujer manejando

La dependencia indica que la proporción de niñas, niños y adolescentes ha disminuido, mientras que se ha incrementado la de adultos y adultos mayores.

Esta población juvenil destaca por ser económicamente activa, con más de 2.5 millones de personas de entre 25 y 34 años trabajando tanto en el sector informal como formal, y muchos de ellos han adquirido ya su primer automóvil, en un contexto donde, según cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), en el primer trimestre del 2021 la venta de coches nuevos aumentó un considerable 18.1 por ciento.

Los jóvenes son la población que actualmente empuja al país, de eso no hay duda, pero lamentablemente también es la que más siniestros detrás del volante presenta. Según las cifras más recientes sobre accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas del INEGI, en 2018 la población de entre 21 y 30 años registró 89,628 percances, mientras que en 2019 fueron 85,452. En comparación, el rango etario de 31 a 40 años registró 76,790 incidentes en 2018 y 75,043 en 2019.

De acuerdo con Blanca Velázquez, directora Metropolitana de Quálitas: “Es importante educar a nuestros jóvenes automovilistas sobre la importancia de contar con un seguro que los proteja tanto a ellos como a su patrimonio ante cualquier siniestro, pues sabemos que hacerse de un carro no es cosa fácil; junto con la oportunidad de adquirir un coche viene la responsabilidad de ocasionar algún daño a terceros, lo cual puede implicar cantidades importantes de dinero según el tipo de accidente. Actualmente sólo 3 de cada 10 coches están asegurados a nivel nacional, como indican los datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), a pesar de que desde hace 2 años contar con una póliza de seguro es un requisito obligatorio para todos los automóviles que transitan por vías, caminos y puentes federales, así como en algunos estados de la República Mexicana; es necesario cambiar esa realidad e incentivar un mayor acceso a los seguros vehiculares, siempre puedes encontrar un seguro acorde a tus necesidades y a tu presupuesto, con diversas modalidades de pago”.

Cobertura básica, la opción asequible y segura

Para aquellas personas que están planeando dar el siguiente paso en su tranquilidad al momento de manejar, empezando por los jóvenes, la mejor opción es adquirir una póliza de aseguramiento que cubra la responsabilidad a terceros, gastos legales y asistencia vial; o bien una mejor cobertura que también abarque los daños que sufra el vehículo a consecuencia de: colisiones y vuelcos, rotura de cristales, incendio, rayo, explosión, ciclón, huracán, granizo, terremoto, derrumbe de tierra o piedras y hasta construcciones o cualquier tipo de estructuras u objetos, caída de árboles o sus ramas, inundación e incluso erupción volcánica.

Esta segunda opción, que en el caso de Quálitas es la cobertura básica por daños materiales, también suele proteger a los vehículos ante desbielamiento por inundación, actos de personas que formen parte de paros, huelgas o mítines, vandalismo y daños por transportación (varadura, hundimiento, descarrilamiento, avería gruesa, etcétera). Su alcance ampara a los automovilistas ante cualquier tipo de responsabilidad civil por daños a terceros (como atropellamientos y lesiones), gastos médicos de los ocupantes derivados de un siniestro, gastos legales y asistencia vial (grúa).

“Contratar un seguro vehicular no sólo nos protege a quienes manejamos, sino a la sociedad en general, pues no sabemos en qué momento tendremos un percance que afecte a un tercero, lo que desde luego nadie desea. Más que una obligación, asegurarse es un acto de civilidad y respeto por los demás. Para saber cuál es el plan ideal de aseguramiento para cada quien, hay que definir nuestro perfil de conductor, cuáles son los riesgos a los que estamos más expuestos, por ejemplo ya sea por nuestras actividades cotidianas o del trabajo, así como la zona del país donde nos encontremos y sus principales peligros, y explorar con calma las opciones del mercado. Hay pólizas de todo tipo, desde las básicas hasta las amplias, que incluso nos pueden incluir una cobertura de auto sustituto en caso de tener averías o accidentes. La variedad es mucho mayor de lo que solemos imaginarnos”, concluye Blanca Velázquez.

Temas relacionados
Load next