Mientras se negocia TLCAN, México debe atraer inversiones automotrices

Mientras se desarrollan las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México debe impulsar en su interior el desarrollo de infraestructura y recursos humanos para la innovación automotriz, a fin de atraer las inversiones del futuro.

El economista de BBVA Bancomer, Samuel Vázquez, manifestó que aunque la industria automotriz es de las de mayor éxito en el TLCAN, en México ya es momento de "hacer algunos cambios en cuanto a mayor inversión en investigación, desarrollo e innovación".

En entrevista, señaló que si bien México es el país que más ha ganado competitividad en la producción de automóviles con tecnologías limpias y los autónomos, "si no se hace algo, sí se podría empezar a afectar al mercado automotriz en el futuro, y hay que trabajar más en ello a nivel local para que siga siendo atractivo".

El especialista expuso que en términos de la renegociación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, sí valdría la pena mantener las cadenas y fortalecer el tema de reglas de origen, para garantizar que todos los elementos de estos productos se puedan mantener dentro de la region a un nivel de competencia mundial.

"Y todo iría aparejado con un sistema que desarrolle los incentivos dentro de México y las negociaciones", agregó Vázquez, al referirse a la intención del gobierno estadunidense de reducir su déficit comercial a través de la negociación.

Consideró que la solución a los déficits comerciales "no se deben tanto a un tema de aranceles, de reglas de origen o controversias, sino que es un problema de contabilidad nacional y un tema macroeconómico y de ahorro interno".

Samuel Vázquez indicó que en el caso particular de Estados Unidos, se debe a un problema de ahorro público, y el que ese déficit haya crecido "no es un tema de aranceles".

Lo que sí es cierto y que puede suceder con los aranceles, añadió, es que distorsionen los precios relativos de los bienes, y lo que va a suceder es que en lugar de ganar competitividad cada uno de los sectores, esa distorsión provocará menor flujo de comercio entre los países, "y nadie se beneficie de las ventajas competitivas regionales, pensando en términos globales, sobre todo".

Últimas noticias