Daimler se disculpa por cita del Dalai Lama utilizada en China

Los presidentes de Daimler, Dieter Zetsche, y de Daimler Gran China, Hubertus Troika, enviaron el miércoles una carta conjunta de disculpa al embajador chino en Alemania por la cita del Dalai Lama utilizada en una de las publicaciones de la empresa en las redes sociales.

Mercedes-Benz sacó un aviso el lunes en su cuenta de Instagram con la frase: “Mira las cosas desde diferentes ángulos y serás más tolerante”. Debajo de la imagen decía: “Empieza tu semana con una nueva perspectiva de vida cortesía del Dalai Lama”. El tema pronto causó el descontento de China, puesto que dicho personaje es considerado un separatista, contrario al país.

Al día siguiente, la firma difundió una disculpa en Sina Weibo, el Twitter chino, alegando que la publicación contenía “un mensaje a todas luces erróneo” y se comprometió a que esto no volviera a pasar. Esa misma noche, el Diario del Pueblo en su versión digital dio a conocer una nota de opinión titulada Mercedes-Benz, “enemigo del pueblo chino”, aludiendo a que el anuncio carecía de sinceridad.

Como afirmaba la editorial, la nota malintencionada no solo era ofensiva, sino que desafiaba al pueblo chino. “No hace falta mencionar que es desagradable”, continuó. “Vale la pena preguntar por qué, incluso antes del episodio con Marriott International, las compañías internacionales se atreven a jugar con fuego”.

Es conocido por todos que no es la primera vez que una empresa extranjera deambula por caminos peligrosos con acciones que van en contra de la nación asiática. A comienzos de año, Marriott International catalogó de manera equivocada al Tíbet y a otras partes del territorio como países separados, al igual que un grupo a favor de la independencia del Tíbet en las redes sociales, y brindó información en su sitio que dicha localidad guardaba “malas relaciones” con Beijing.

“Quien escribió el mensaje en Instagram sabía exactamente lo que hacía”, comentó un lector en la página del diario. En ambas versiones, china e inglés, los internautas chinos mostraron su descontento e hicieron llamados por más medidas para prevenir que China se convierta en el saco de boxeo de Occidente.

Mientras muchos en esa parte del planeta han criticado la respuesta como una exageración y un ataque a la libertad de expresión, debemos ponernos en el lugar de los ciudadanos chinos. No hace mucho, China sufrió la humillación de la invasión y la agresión extranjera. Debemos entender que su población se enorgullece de su soberanía, integridad territorial y unidad; la publicación de Mercedes-Benz hirió profundamente su sentir.

La verdad es que el núcleo de los intereses chinos no puede ser puesto en duda y el Dalai Lama es ampliamente reconocido como un separatista de cuidado. Como bien lo resaltó la editorial, esto puso a la compañía en franca oposición frente a China. “Ponerse de lado del odiado Dalai Lama, te convierte en enemigo del pueblo chino”.

Desde un punto de vista comercial, Mercedes-Benz debe buscar la excelencia y sus acciones deben ir a la par con sus palabras en cómo el éxito económico y la responsabilidad social deben ir de la mano. ¿Cómo se sentiría Alemania si una firma de otro país elogiara a Hitler y difundiera en extenso sus “famosos dichos” o la retórica de las fuerzas separatistas en su territorio?

Más tarde, Daimler ofreció una sincera disculpa al país, alegó que no tuvo la intención de cuestionar o desafiar la soberanía e integridad territorial de China y que no ofrece respaldo alguno a ninguna fuerza desintegradora de la nación, lo cual son noticias alentadoras. Sin embargo, existen muchos nacionales chinos que todavía sienten que el acto de por sí no es suficiente para resarcir el daño así como para desalentar a otras empresas internacionales de ir en contra de los fundamentos del país.

“Un simple lo siento no es suficiente. Esto incitará a más compañías internacionales a retar a China”, indicó un usuario en la cuenta de WeChat del diario.

Usar las palabras del Dalai Lama para vender carros de lujo, Mercedes-Benz señaló “mirar las cosas desde todos los ángulos y serás más abierto. No obstante, los principales intereses de China no pueden atacarse desde ningún punto. Para ser sincero, los recientes errores pueden que no sean deliberados intentos de insultar al pueblo chino o desintegrarlo, pero las firmas extranjeras necesitan entender a China. Este es un mensaje que los chinos tratan de difundir en el sector empresarial internacional: Los amigos extranjeros son bienvenidos a hacer negocios en China, pero no hay espacio para los enemigos del pueblo chino”.

Fuente: Xinhua.

Últimas noticias