Región Norte: Subsistemas, equilibrio y participación, claves para armonizar la LGMSV

Representantes de gobierno, de la sociedad civil y organismos de la iniciativa privada coincidieron en que se debe promover la participación de todos los actores en la construcción de las condiciones que permitan adaptar la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial en estados y municipios del País.

Elena Robles, presidenta de la Comisión de Movilidad de CANACAR, consideró que la armonización de la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial es un asunto multidisciplinario que requiere voluntad y coordinación.

En el segundo Foro Región Norte de “El Autotransporte de Carga en la Ley de Movilidad y Seguridad Vial”, Robles afirmó que se debe promover la participación del Gobierno, Industria y Sociedad Civil para generar las condiciones para la armonización, considerando tres elementos fundamentales: la infraestructura, el vehículo y el conductor.

En el Foro, los participantes coincidieron en la importancia de considerar subsistemas estatales y municipales; afinar el marco jurídico para lograr el equilibrio entre los usuarios de las vías; respetar las jurisdicciones entre la federación y estados; evitar la sobrerregulación y gravar el tránsito de personas y mercancías; planear el desarrollo de infraestructura entre los 3 niveles de gobierno, considerando bahías de carga y descarga, distribución primaria y secundaria de mercancías, vías de comunicación que conecten puntos logísticos con destinos consolidados, paradores seguros y carriles especiales al transporte; un esquema de renovación vehicular permanente con acceso al financiamiento; el fortalecimiento a la formación de conductores mediante el involucramiento de la SEP y fomentar una cultura vial basada en la educación, entre otros conceptos.

Puntualmente, la propuesta de Erika Ruíz Sotelo, coordinadora de Enlace Gubernamental de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), es contar con una revisión universal para vehículos automotores ligeros y pesados en materia de emisiones contaminantes y condiciones fisicomecánicas. La directiva puntualizó que las dos revisiones se prácticas de forma conjunta en diversos países del mundo para tener un solo trámite, demostrando beneficios en la reducción de emisiones y accidentes.

En su turno, Patricia Vizcaya, directora Jurídica y Normatividad de la Asociación Nacional del Autotransporte de Carga (ANTP), sostuvo que se puede optimizar la movilidad y la seguridad vial si se considera la realización de estudios técnicos para ordenar la circulación de los vehículos de carga sin obstaculizar la distribución; si se crea un Sistema Estatal de Movilidad y Seguridad vial que genere mecanismos de coordinación, y que el Observatorio Ciudadano invite a las organizaciones respectivas para evaluar y desarrollar políticas públicas”.

En su turno, Juvenal Lobato Díaz, representante de la Asociación Mexicana de Mensajería y Paquetería (AMMPAC), alertó sobre la presentación de dos iniciativas en Chihuahua que buscan imponer permisos para los servicios auxiliares de mensajería y paquetería. “Esas iniciativas deberían abrogarse. Y debe añadirse, desde la LGMSV, un párrafo donde se prohíba expresamente la creación e imposición de carácter local para servicios del orden federal”, dijo.

El Foro también contó con la participación del comandante de la Guardia Nacional Víctor Mejía, quien llamó a los integrantes de la industria del autotransporte de carga a fortalecer las habilidades y conocimientos de los conductores. “Si el operador no conoce los reglamentos y disposiciones para la prestación de sus servicios, además de incumplir administrativamente, representa un riesgo. Cuenten con la cooperación de la Guardia Nacional para que el transporte de carga siga rodando”, sostuvo.

Al fijar el posicionamiento de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), Miguel Ogazón Del Abrego, secretario técnico, sostuvo que para lograr una movilidad más segura, eficiente y responsable con el ambiente es fundamental impulsar una estrategia de Renovación Vehicular que permita el acceso al financiamiento, incentivos verdes y estímulos fiscales.

“Si bien la redacción de la ley deja como opcional la renovación al impulsar la modernización de la flota, es necesario que se lleven a cabo programas a través de instrumentos financieros. No se logrará mejorar la movilidad con vehículos viejos”, asestó.

En ello coincidió Abundio Muñoz, representante en Chihuahua de CONATRAM, quien además pidió contar con un programa que se ajuste a la realidad del gremio.

En el foro participaron también directivos de CANACAR, quienes se enfocaron a desarrollar la visión de la cámara para armonizar y alcanzar los objetivos de la ley, partiendo de un enfoque sistémico basado en la infraestructura, el medio y el conductor.

Por la infraestructura el planteamiento de la cámara es claro: la infraestructura vial, urbana y carretera, debe garantizar una movilidad segura, eficiente y de calidad, considerando las especificaciones geométricas para permitir el tránsito de los diferentes vehículos de carga, tanto los utilizados para el transporte de mercancías desde el Centro de Producción, como hasta el Centro Logístico, carriles dedicados al autotransporte de carga, paradores seguros, entre otros.

Por el vehículo, la cámara insistió en lo imperativo de que la federación y los estados ofrezcan instrumentos para la renovación de la flota de unidades de carga, que suma una edad promedio de 21.1 años.

Sobre el conductor, la visión de CANACAR es incluir a la Secretaría de Educación Pública como integrante del Sistema Nacional de Movilidad y Seguridad Vial, crear un programa nacional de capacitación para todas y todos los conductores, enfocado en atender las causas de accidentabilidad que ya se tienen detectadas: conducción, inteligencia emocional y social, prevención de accidentes, manejo a la defensiva, cultura de ética y valores, señalización, salud emocional, entre otros.

Load next